lunes, 24 de agosto de 2015

Antes Tenía Mucho Tiempo Libre...

... ahora en cambio, ya no. Y sin embargo, sigo haciendo putas mierdas como esta:


Que conste que la culpa es de la puta gente, que me provoca. Yo estoy tan tranquilo en mi escritorio, haciendo mis mierdas en el ordenador, abro facebook y me topo con mil publicaciones en plan "Soy como soy, si no te gusta, te jodes", "La gente que habla de mí sin saber sólo merece ácido sulfúrico en la lengua", "No me juzgues porque me suda la polla" (las frases no son textuales, claro), todas publicadas siempre por la misma gente... y el primer día que lees algo de ese estilo, te hace gracia, el segundo ya intentas ignorarlo, pero al cabo de unas semanas, acabas gritándole al monitor "Y si tan poco te importa lo que piense la gente de ti... ¿¿por qué hostias estás todo el puto tiempo publicando mierdas sobre ello??". No quiero tirar de refranero popular, pero dime de qué presumes y te diré que sólo pones esas cosas porque 1) ha llegado a tus oídos que eres protagonista de algún cotilleo/crítica jugoso y te ha jodido enterarte o bien 2) te crees que eres el ombligo del mundo y que todo el mundo habla de ti a tus espaldas y, por supuesto, la idea no te gusta un carajo... por mucho que sea mentira. 

No le veo otra explicación lógica... creo que, cuando las opiniones que la gente pueda tener sobre ti te dan realmente igual, vives tu vida y ni te planteas lo que fulanitx o menganitx puedan estar diciendo de ti y de las cosas que haces. No hablas de ello, no piensas en ello, te la trae floja. Esta gente, en cambio, está muy pendiente de las palabras ajenas... parece que vivan esperando la crítica para poder decir en facebook "pos te jodes, que no me importa".

Cierto es, creo, que todxs hemos tenido reacciones de ese tipo alguna vez, yo el primero, pero una cosa es que llegue a la mesa de navidad de tu familia que todos los sábados llegas a casa tirado por los suelos de las borracheras que te agarras y pongas en facebook que te cagas en la madre de la gente que se inventa putas mentiras (based on a true story) y otra cosa es una continua reafirmación pública de lo poco que te importa lo que opinen de ti. Lo primero es lógico, lo segundo, estúpido (o tal vez muestra de que sabes en el fondo de tu corazón que esas opiniones chungas que tiene la gente sobre ti son acertadas, y te jode... y por eso dices que no). Como unx de lxs bichxs rarxs del pueblo que soy y habiendo sido blanco de críticas de muchxs durante muchísimos años os aseguro que... cuando no te importa, no te importa. 

Por mi parte lo tengo claro: que hablen, aunque sea bien. Quienes me conocen saben lo que hay y quienes estén dispuestxs a creerse la primera mentira que les cuenten sobre mí, no merecen conocerme. Y no necesito decir nada al respecto en facebook. Sólo jodería. Como si tuviese que dar explicaciones de nada a estas alturas de la vida.

Y toda esta mierda para explicar (contradicción directa de la anterior afirmación O_o) por qué he hecho un chiste... 

Anda que no me enrollo...


Whatever. ¡¡Esto es todo por hoy, amiguitxs!!

Próximamente, en sus pantallas, descarga directa de un disco de Black Death Metal que nadie querrá descargarse.

No hay comentarios: