martes, 26 de agosto de 2014

Amigxs Pajillerxs Mitómanxs:

Dada la cantidad de gente que llega hasta mi blog de wordpress (ese que viene siendo igualico que este) buscando lo-que-sea sobre Liz Vicious, voy a hacer una entrada simple y clara sobre la chica:


Liz Vicious dejó de existir en 2009.

Mindy (la chica que solía ser Liz Vicious) NO HA MUERTO, sino que se ha retirado.

La actriz que interpretaba el papel de Liz Vicious NO quiere NADA con su carrera como actriz porno ni con sus “fans”. Quiere dejar atrás esa etapa de su vida.

NO hay material nuevo de Liz Vicious. Todo lo que existe es de la época entre 2006 y 2009.

NO EXISTE ninguna página de fans oficial del personaje de Liz Vicious ni de la actriz, ni tampoco ningún perfil PÚBLICO en NINGUNA red social. Siempre que os encontréis con alguien que pretenda ser Liz Vicious o Mindy, estaréis ante un/a FARSANTE.

Mindy TIENE un perfil PERSONAL en facebook, pero, si eres medio normal, NO intentes contactar con ella. NO está interesada. NO va a leer tus mensajes y desde luego NO te va a agregar, a no ser que te conozca personalmente.

Si os encontráis con algún perfil de Mindy o Liz Vicious, sois tan imbéciles/inconscientes como para agregarla y ella os acepta, os envía mensajes o interactúa de cualquier manera con vosotrxs, eso significa que habéis agregado a un/a FARSANTE.

Todxs lxs farsantes aseguran ser ella de verdad: NO os creáis nada. NO enviéis dinero o regalos a nadie que pretenda ser Liz Vicious.

Al igual que ocurre con cualquier famosx, hay cientos de historias falsas sobre Liz circulando por la red. No deberíais creer NADA que no venga de la propia Liz o de su ex-manager.

Dejad vivir a la chica. Avanzad al igual que lo ha hecho ella. Revolver el pasado o intentar revivirlo no tiene sentido.


Espero que con esto hayan quedado bien claras unas cuantas cosas. Desarrollaría el “por qué” de esta entrada para mis lectorxs habituales, pero tampoco tiene demasiado sentido. Tengo mis motivos para esto, y no vienen sólo de las estadísticas de visitas de mi blog. Creedme.

No hay comentarios: