sábado, 14 de diciembre de 2013

No Es Paranoia Si De Verdad Te Vigilan


No. En realidad no voy a hablar del Gran Hermano, ni de los Illuminati, ni de Google, ni de nada que tenga que ver con la conspiranoia. Últimamente he estado tweeteando como un cabrón, a pesar de que twitter me parece una mierda pinchá en un palo por cientos de razones, y la única causa real que se esconde detrás de mi reciente uso indiscriminado de twitter es que el PUTO facebook ME AGOBIA. Muchas veces tengo ganas de gritarle cosas al mundo, o de escupir chorradas cual metralleta, pero, entre hostias y flautas, cada vez tengo más contactos en mi facebook que, por muy majetxs que puedan ser, no quiero que me conozcan tanto. Entre alumnxs de guitarra, "fans" de Asegún y Frakaso, músicos de "la escena", gente del grupúsculo de rojxs del que formo parte, gente del colegio ese en el que hago voluntariado y gente que se cruza en mi camino por lo que sea y decide agregarme... aquello es un hervidero de ojos asustadizos y ofensibles. Aunque ese no es el problema... sabéis que nunca me ha importado si lo que digo ofende o asusta a alguien. La puerta de salida está exactamente en el mismo sitio que la de entrada, para quien quiera pillarla y largarse. El problema real es que soy un tipo reservado y no me siento cómodo con la idea de que me "conozcan", ni cuando creo que demasiada gente me está prestando atención. Cuando empieza a haber demasiada gente que sabe lo que pienso sobre las cosas, o que el martes pasado estaba de mala hostia por algo, o... es el momento de callarse y empezar a compartir sólo putos videoclips, peticiones de Amnistía Internacional y alguna opinión político-social de vez en cuando.

Y, por si creéis que exagero, os aclaro que llegué hasta este punto tras una serie de momentos absurdos en los que cosas que había dicho en facebook se presentaron en mi vida real como quien no quiere la cosa y me vi obligado a dar explicaciones de por qué y por qué no digo lo que digo en la red social de las pelotas. Tampoco es que hubiese violencia de por medio ni nada ¿eh? XD Los tiros no van por ahí. Es más bien... en otro plan. Hubo incluso quien me dijo alguna vez "soy fan de tu facebook". Y yo no quiero tener "fans" ni gente pendiente de "a ver qué dice este ahora". Quiero que me dejen un poco en paz de vez en cuando. Está guay que te escuchen, y tener "megustas", y algo de debate... pero, joder, el facebook es el facebook, no la vida real. Es algo absolutamente irrelevante, o al menos debería serlo, y creo que demasiada gente le da una importancia de la hostia cuando en realidad no la tiene. Y cuando me encuentro con gente que viene a comentarme si he dicho nochequé en facebook, o si le he contestado nochecuántos a nochequién, me hacen sentir como si fuese una especie de famosillo de medio pelo, o un pseudo-predicador, o algo igualmente chungo. Y paso, queridxs hermanxs.


Y, sin embargo, muchas veces necesito decir ciertas cosas en público para no explotar. Están ahí dentro, diciéndome "grítame, grítame", y no me siento del todo tranquilo hasta que las suelto. Hasta ahora, cuando de verdad necesitaba desahogarme, me venía al blog y desbarraba sobre temas peregrinos... pero eso requiere un tiempo y una paciencia que no me sobran últimamente. Y el otro día, que estaba rayado por nochequé mierda, me acordé de mi cuenta de twitter, esa cuenta en la que sólo tenía 19 seguidorxs, la mayoría de lxs cuales apenas lo usan, y me dije "AHÍ puedes desbarrar todo lo que quieras, que nadie te va a agobiar". Así que, entré en twitter y empecé a soltar todas las chorradas que se me venían a la cabeza... y la cuestión es que me quedé más a gusto que la hostia. Y no por las cosas que dije, sino por el hecho de que podía ser que alguien las leyese, pero lo más probable era que no. Que lo mismo habría sido abrir un word y escribir palante, pensaréis XD no exactamente... si no está ahí la posibilidad de ser leído, no es lo mismo. Una cosa es no querer que me agobien y otra que me guste hablar para las paredes. Estoy mal, pero no tanto.

Así que, ahí estoy. En la estúpida red social de los 140 caracteres, de la autocomplacencia y el "cómo me quiero", de lxs stalkea-famosxs, de la gente que te cuenta lo que hace en cada momento... y probablemente la cosa vaya para largo. No lo sé fijo, pero por el momento hasta me lo paso bien. Y me odio por ello.

Y eso es todo por hoy, amiguitxs ;)

Mierda... otra entrada "personal" más...

Este blog empieza a ser una porquería.




1 comentario:

J. Adonay Vasquez dijo...

buena info, ahora hay que comprar el nuevo disco de the agonist para que esta vicky no se largue igual xD