miércoles, 9 de mayo de 2012

"Déjame que te cure"



"Me parece muy bien que se les haga pagar... hay viejos que tienen auténticos arsenales de medicamentos en casa", "lo de los emigrantes es que no tiene nombre... si no hay pasta, no hay pasta... que vayan a curarse a otro lado", "nadie se va a arruinar por tener que poner un poco de dinero"...

Mmmm... ¿soy yo o alguna gente está perdiendo un poco el norte y olvidando que la sanidad PÚBLICA, GRATUITA y UNIVERSAL es un derecho adquirido tras años de lucha y que renunciar a ella sería no sólo poner de rodillas a la clase trabajadora, sino también cargar, una vez más, sobre los hombros del/la más débil el peso de las consecuencias de las imperfecciones y fallos del Sistema Capitalista?

Sé que dije que iba a escribir una entrada "en condiciones" sobre este tema, pero cada vez que lo intento me abruma un cierto cansancio existencial... un "no vas a convencer a nadie que no esté convencido ya". La idea de que "el Estado necesita recortar gastos" está demasiado extendida y generalizada, demasiada gente se ha creído la mentira de que si las cuentas del Estado están saldadas, la economía también irá bien. Demostremos a "los mercados" que somos un país solvente, amiguitxs, así, la prima de riesgo de nuestra Deuda descenderá vertiginosamente y un caudaloso río de inversiones se dirigirá a nuestro país volviendo a convertirlo en la flamante economía puntera que fue durante la "Era Aznar".

Un momento, que me voy a partir el culo un rato:

Ja-ja-ja.

Hala, ya está.

Cada unx es muy libre de creerse el cuento que le apetezca para poder dormir tranquilx, pero por mucho que repitas una mentira, no se convierte en verdad, y la verdad es que un Estado sin déficit presupuestario no garantiza para nada el crecimiento de la economía, la creación de empleo ni la estabilidad de los mercados. Y, aunque así fuese, el Estado podría intentar alcanzar la estabilidad presupuestaria de otras maneras, no robándole a cada pobre 10 euros al mes para luego inyectar millones a la Banca. Voy a hacer algo de demagogia, que siempre mola: recortando los sueldos de toda la clase política (y hablo de diputados, alcaldes, concejales, parlamentarios... de TODXS esxs jodidxs chupópterxs)  hasta un nivel razonable (pongámosle unos 1000 euros al mes, como lo que cobra la gente normal), pasando por la guillotina a la familia real (esto sería más bien anecdótico a nivel presupuestario, pero poético como hecho), atajando de una jodida vez el FRAUDE FISCAL de las empresas y la EVASIÓN DE IMPUESTOS de lxs ricxs-con-cuenta-en-las-Islas-Caimán, unificando los Cuerpos de Seguridad del Estado en una única policía (¿pa qué queremos tantas razas de maderos?), metiendo tijera al presupuesto militar... ya se sacaría un buen montón de dinero ¿o no?.

Pero, insisto: estabilidad presupuestaria no implica menos crisis... al contrario, todo lo que el Estado deje de gastar agrava la crisis y hace que la economía crezca aún menos, porque implica la circulación de menos dinero, y todo lo que el Estado ingrese "de más" tiene las mismas consecuencias. Y al final, buscar la estabilidad presupuestaria no es más que eso, que el Estado intenta gastar menos e ingresar más, acaparando dinero que debería estar circulando por la economía y "generando riqueza" (cómo me gusta la dialéctica del enemigo a veces).

Recuerdo vagamente una teoría que nos contaron en la facultad según la cual, una de las maneras de intentar que una crisis económica se acabe era hacer políticas contractivas y potenciar los efectos de dicha crisis. Esto, en teoría, haría que la crisis fuese mucho más severa y dramática, pero también conseguiría que durase menos porque se "tocaría fondo" antes y entonces comenzaría de nuevo la expansión. Tanto por ciertas políticas del Gobierno del PSOE como por la dirección que está tomando el PP, llevo ya bastante tiempo diciéndole a quien me quiera escuchar que sospecho que están intentando ver si esa teoría funciona... que sospecho que nos están jodiendo a propósito. O tal vez soy un puto paranoico.

Y, en realidad, la crisis sí que se podría solucionar de dos maneras nada sencillas, una respondiendo a la lógica del propio capitalismo y la otra... la otra molaría XD.

1) Subir los sueldos sin que suban los precios: todxs sabemos que el motor del capitalismo es el consumo irresponsable, ergo, a mayor capacidad adquisitiva de la clase trabajadora, mayor crecimiento económico (no olvidemos la espiral mágica del capitalismo: más consumo = más producción = menos paro = más consumo). Obviamente, algunas empresas palmarían en el proceso, pero ¿qué hostias? Ya lo están haciendo ahora, y tampoco vamos a ser siempre lxs mismxs lxs que pringuemos.

2) Cerrar la bolsa, tomar el parlamento, nacionalizar la banca, colectivizar las empresas y cambiar el puto juego de una vez. ¿Mercados? Es donde compramos las verduras ¿la bolsa? Es donde metemos las verduras después de comprarlas ¿Prima de riesgo? Ahí me has pillado...

Y... ahí queda eso. Ahora lo que me gustaría es ver a lxs autorxs de las frases entrecomilladas que abren esta entrada teniendo que pagarse de su bolsillo una operación de apendicitis, o un tratamiento contra el cáncer, o incluso a la ambulancia que les vaya a buscar a casa... como ya tienen que hacer ahora los mayores de 26 que "no estén buscando trabajo ni trabajando" (AKA "universitarixs" o, simplemente, "estudiantes"). Dentro de poco nos tocará a todxs. El copago es sólo el principio.

No hay comentarios: