miércoles, 17 de marzo de 2010

SÍ... soy un puto friki.

You Have To Run, Daddy...
You Can't Fight Them...
RUN!!!





Nunca he ocultado el hecho de que me gustan los videojuegos... y tal vez te preguntes "¿y qué? ¿es que te crees que estás confesando algo vergonzoso y humillante?", demostrando con tal pregunta que la realidad que nos rodea es dinámica y adaptativa... yo aún recuerdo la época en que la gente te miraba raro cuando les contabas que te habías pasado media noche viciando a la Playstation, pero, desde entonces, imperceptiblemente y ante mis propios ojos, el mundo se ha movido. Lo que hace no tantos años era un entretenimiento para a) niños pequeños, o bien, b) fans de star wars/trek llenos de granos y con gafas, se ha ido convirtiendo en una forma de ocio perfectamente normal y generalizada con un grado tal de aceptación social que incluso se ha vuelto habitual que informen en los telediarios de la publicación de algunos títulos, y cuyo público objetivo oscila entre los 4 y los 60 años. Es decir... que te gusten los videojuegos ya NO te convierte en un friki. El nene y la nena se divierten con la Xbox 360, mami aprende recetas con la DS, papi se pone en forma con la Wii, y la familia cibernética del siglo XXI vive feliz.

Sin embargo... cuando te conviertes en fan de una saga, sí que pones un pie en el frikismo... y, cuando ves que te bajas su banda sonora, que te compras cualquier cosa con el nombre de la franquicia y que jugar a los títulos de la saga una y otra vez te proporciona un extraño placer... entonces, queridx amiguitx, estás pringadx hasta las cejas. Algo así es lo que me pasa a mí con el Silent Hill: Ya he perdido la cuenta de las veces que me he pasado el primero y el segundo, me he visto la peli no una, sino varias veces, llegué a meter el tema principal del primer juego en mi mp3, me he bajado los cómix (y porque nunca me los encontré a la venta en ningún lado, o me los habría comprado), en la pared de mi habitación, entre los pósters de grupos y de propaganda política, hay uno con la prota del Silent Hill 3 apuntándome con una pistola, y, cuando entro en una tienda de segunda mano, siempre, siempre, SIEMPRE, CA-DA-PU-TA-VEZ, suelto lo de "a ver si tienen algún Silent"...

Y, a pesar de todo eso, no tenía ni puta idea de que un nuevo título de la saga estaba a punto de salir, y para la play 2, aún encima, así que cuando, hace un par de semanas, Wen encontró "Shattered Memories" en la estantería del alcampo (después de mi consabido "a ver si tienen algún Silent", of course), casi me corro en los pantalones... no podía creerlo... ¡¡Un Silent Hill NUEVO para nuestra obsoleta consola!!

Ni qué decir tiene que sin pensar en ello, sin ver siquiera el precio, lo cogí y me lo llevé. Nos tiramos buena parte del camino hablando del juego, de cómo sería, de anteriores entregas, de... mil cosas, y, cuando llegamos a casa de Wen, fuimos corriendo a internet a buscar información, porque la play estaba en mi casa (unos cuantos cientos de Kms al sur de la suya... XD) y esa era la única manera de calmar un poco la mezcla de euforia e incertidumbre que sentíamos. Así nos enteramos de que este juego es una "re-interpretación" del primero de la saga, de que la sangre seca, herrumbre y suciedad de la dimensión chunga son sustituídas por hielo y nieve, y de que en esta entrega, el protagonista NO puede combatir con los monstruos y sus únicas armas son "correr", "esconderse" y unas bengalas (escasas... MUY escasas) que, mientras están encendidas (más bien poco tiempo), mantienen a los bichos alejados. Además, los monstruos son inteligentes, te persiguen, te rodean, saben abrir puertas, y, aún encima... siempre saben dónde estás, porque pueden olerte. Miedo. Muuuucho miedo.

Cuando me volví a mi casa, no tardé en poner el juego en la play, emocionado, preparándome psicológicamente para sufrir.

Cuando empecé a jugar, me encontré con que, aparte de todo lo mencionado, el juego tiene una peculiaridad muy especial: se adapta a ti, cambiando según sea tu manera de jugar y (¡Atención!) cómo sea tu personalidad.

Este último punto es, en mi opinión, la mejor novedad que podrían haber introducido: en distintas partes del juego, un psicólogo se dedicará a hurgar en tu mente, preguntándote todo tipo de cosas y aplicándote una serie de test proyectivos con el objetivo final de conocerte para que el juego use esa información en tu contra... y el resultado es palpable desde un principio, ya que las conversaciones, el desarrollo de la acción, el final del juego y también el aspecto físico de los personajes y monstruos que te vas encontrando por el pueblo maldito van cambiando en función de las respuestas que des al psicólogo.

Si me pongo puntilloso, podría objetar que está más que demostrado que los test proyectivos son poco menos que una patraña, y que, en realidad, no sirven para conocer bien la mente de una persona, pero tampoco quiero rigor científico en un videojuego, así que, me conformo con que el resultado de mis test se aproxime un poco a la verdad, por mucho que me haya jodido encontrarme con que mi Cybil no era la rubia potente de tetas apretadas y uniforme de stripper de la intro, sino una tipa con pinta de marujona (comentario políticamente incorrecto patrocinado por la "Asociación GG Allin Contra la Hipocresía Social" XD).

A pesar de que aún no me lo he acabado (me queda bien poco, la verdad...), me siento en posición de poder emitir un juicio sobre el juego (juicio que no es una "crítica objetiva", sino una simple opinión personal), así a lo mejor esta entrada acaba sirviéndole a alguien de algo XD:

La intro es un tanto desalentadora por lo rayante (pensé que iba a vomitar con tanto "i love my daddy"), pero el desaliento acaba pronto... el primer test psicológico te sirve para darte cuenta de que los gráficos son mucho mejores de lo que parecen en el vídeo promocional, de que los subtítulos se ven bastante mal pero son legibles y de que... ¡hostia, ya se acabó el test y estoy en la puta oscuridad con una linterna de mierda!

No voy a spoilear nada, pero sí voy a decir que la sensación de indefensión es total y absoluta, y eso, unido a una cierta desorientación en la "dimensión chunga" y al agobio de sentirte perseguido y no poder hacer más que escapar (el detalle de que puedas mirar hacia atrás mientras huyes y ver a las criaturas atropellándose unas a otras tras de ti es la hostia) hacen que realmente sientas que estás atrapado en una pesadilla. El ritmo del juego me ha parecido muy bueno... no me aburrí de explorar en ningún momento, ni me pareció excesiva ninguna parte de las de "correr p'alante", aunque sobre este tema, he de decir que la gente acostumbrada a la acción lo verá como un juego bastante "paradito" que incluso llega a parecer, en algunos momentos, una Aventura Gráfica en 3D. La música es, sencillamente, perfecta, los personajes secundarios son, como siempre, interesantes e inquietantes, aunque en general, son más "normales" que en otras entregas, y, sobre la trama... pues la verdad es que no puedo decir gran cosa, dado que no sé aún a dónde me lleva todo lo que le está pasando a Harry, pero lo que sí puedo decir es que te motiva a seguir jugando para enterarte de todo.
Lo de que el juego cambia para cada persona es una realidad desde el principio, y puedo deciros que, viendo jugar a Wen, he apreciado todo tipo de cambios en su partida respecto a la mía desde el primer escenario, a pesar de que contestó prácticamente lo mismo que yo en el test inicial.

Para acabar, voy hablaros de los aspectos donde el juego no da la talla. Para mí, en este Silent Hill hay dos "puntos flacos" muy claros.

El primero es que la mayoria de los puzzles me han parecido demasiado fáciles, y, si tenemos en cuenta que estamos hablando de una saga conocida por la complejidad de sus puzzles (jugaos el 3 si queréis saber lo que es bueno XD), tener las respuestas delante de tus narices casi ronda la herejía.

El segundo punto flaco es su corta duración... en alguna crítica que leí por ahí decían que duraba sobre las seis horas, y eso, queridxs amiguitxs, es muy poco tiempo. Yo mismo veo que estoy muy cerca del final y, viendo el tiempo que ha pasado desde que lo empecé, lo único que viene a mi mente es un impotente "¿yaaaaa?". Sin embargo, este punto tiene un contrapeso importante en la balanza que salva al juego de la quema... y es lo rejugable que es este Silent. Estás jugando y te preguntas una y otra vez qué pasaría si hubieses elegido la otra puerta, qué cambiaría si hubieses contestado otra cosa en el último test, qué tendrás que hacer para que Cybil tenga las tetas grandes (¡ups! otra vez XD)... con lo que el sabor que te deja lo pronto que se acaba es menos amargo.

En definitiva... que el juego cumple, que lo estoy disfrutando como hacía bastante tiempo que no disfrutaba un videojuego y que cuando, dentro de unos años, me lo encuentre en un cajón todo lleno de polvo, me lo volveré a jugar varias veces y me sentiré como si hubiese encontrado el cofre del tesoro.

Por cierto... tan friki del Silent no debo ser, porque aún no me he jugado ni el Origins, ni el Homecoming (ese que está protagonizado por un... militar ¬¬ y en el que hay... estrategias de combate ¬¬ )... y, además, el cuatro me gustó, a pesar de que en realidad fuese un juego que no tenía nada que ver con la saga y que "maquillaron" de Silent Hill para que vendiese más.

2 comentarios:

alcorze dijo...

Si te digo la verdad nunca he jugado al Silent Hill. Vi la intro del primer juego muchas veces (porque es alucinante), e incluso llegué a jugar algún rato, pero no me llamaba, y lo mismo me pasó con la película.

De todas formas por tus comentarios creo que tal vez debería echarle un ojo a esta edición que dices ;D

El Cuervo del Infien-no dijo...

La verdad es que, si has probado el primero (que es, para mí, el mejor de toda la saga) y no te llamó... igual este tampoco te gusta XD, aunque también es cierto que cuenta con una batería de novedades suficientemente amplia como para que se le pueda juzgar como si fuese un juego completamente distinto (de hecho, los fans más acérrimos y cerrados del Silent se quejan de que sin óxido ni armas, ni hay Silent, ni hay ná).

Tampoco sé qué tipo de juegos te gustan, ni por qué el primero no te llamó la atención, pero, por darte algo más de información, te cuento que en este permanece el "vagar sin rumbo por un pueblo desierto buscando pistas", y que el argumento pesa más que la acción propiamente dicha, así que, si te gusta que un juego sea "movidito", tal vez te resultará algo aburrido a ratos (no digo en vano que llega a dar la impresión de ser una Aventura Gráfica)...

En fin... gracias una vez más por leerme y comentar ;)