sábado, 14 de febrero de 2009

This One's For You (too)

¡¡VUELVE A (TU) CAMAAAA!!


Vale que sólo sea una vulgar apendicitis, vale que ya te hayan operado y estés más o menos bien y también vale que, en principio, el lunes vayas a estar de vuelta... pero esta habitación está como vacía sin el sonido de tu risa, sin el susurro de tus besos sobre mi piel, sin el calor de tu cuerpo en las sábanas, sin tu presencia que lo llena todo de alegría... y me siento absurdo estando aquí sin ti.

Verte entre las asépticas sábanas de esa cama de hospital, arropada por el sonido goteante de sueros y analgésicos, apagada, siseando a causa del dolor, cercenada por las agujas y el bisturí, vulnerable, frágil como una pequeña flor seca... me deja sin palabras, me rompe el corazón, me derrota de tal manera que la única idea que ronda por mi cabeza, lo único que le pido ahora mismo a la vida es... que vuelvas a mi lado, a tu casa, a mi habitación, a nuestra cama.

Cúrate pronto, Wen...

No hay comentarios: