lunes, 19 de mayo de 2008

Ya hacía tiempo...

If I Was Your Vampire…

VI



Raziel.

Bajó por la destartalada escalera de la alcantarilla, cargando sin mayor esfuerzo con las bolsas de basura repletas de despojos humanos, y pensando en aquel gilipollas arrogante de Marduk.

Qué fácil era despreciar a los Nosferatu cuando eras uno de los niños bonitos de la noche, cuando no te veías obligado a esconderte en las alcantarillas, en los cementerios, en los vertederos… en los lugares más sucios y repugnantes creados por la sociedad de los humanos, cuando no te veías obligado a criar ratas y beberte su apestosa sangre para sobrevivir en lugar de disfrutar del delicioso néctar de los humanos.

Y luego estaba la humillación de tener que aceptar la caridad de sus hermanos, de recoger los restos de sus festines y llevárselos a las alcantarillas como si fuesen un precioso tesoro… así los niños bonitos se creerían con derecho a pedirles ayuda cada vez que necesitasen información para algo… para eso sí que les servían, para eso siempre venían a buscar a los feos y deformes Nosferatu…

Si no fuese por culpa de la maldita mascarada, no se tendrían que esconder, podrían caminar por la superficie y cazar a los humanos como el ganado que son… pero los niños bonitos querían pasar desapercibidos entre los mortales, querían aprovecharse de sus estructuras sociales para tener una vida repleta de lujos y exquisiteces, y los Nosferatu pagaban las consecuencias…


Mientras rumiaba estos pensamientos, iba caminando hacia lo que consideraba su hogar. Se deslizaba entre las heces y los residuos de los humanos sin inmutarse, y tomaba una u otra cañería instintivamente, sin vacilar ni un momento, saltando por los conductos del alcantarillado. Cualquiera que lo hubiese visto podría pensar que estaba vagando al azar, pero Raziel sabía muy bien cuál era el camino para llegar a cualquier parte de la ciudad por esas modernas catacumbas. Finalmente, llegó a la puerta de su guarida y entró.